27.8.06

Ayashi no Ceres

Nombre: Ayashi no Ceres
Tomos del manga: 14
Autora: Yuu Watase
Revista: Shojo-comic
Año: 1996-2000
Editorial japonesa: Shogakukan
Editorial en España: Glenat
Anime: 24 episodios
Licencia en España: Jonu Media

Argumento
Existe una leyenda que cuenta que hace mucho tiempo un grupo de doncellas celestiales se estuvieron bañando en un lago de la Tierra cuando un hombre pasaba por alli y robo uno de los mantos de las doncellas. La dueña del manto no podia regresar a los cielos sin el pero el hombre no se lo quiso devolver, viendose obligada a casarse con el, hasta tienen hijos. Varios años despues uno de sus hijos le revela por accidente donde esta el manto y regresa a los cielos, dejando atras a su marido y a sus hijos.
El hombre con el que se casa era de la familia Mikage, que preserva la sangre de la doncella o diosa, llamada Ceres, a lo largo de varias generaciones. Ceres decide manifestarse en las mujeres que nazcan en la familia más parecidas a ella y asi matar a todos los Mikage para vengarse. Una vez casi lo consigue, pero los Mikage lograron matar a la chica.
Desde entonces, a cada mujer que nace en la familia le enseñan la mano del cadáver de esa chica cuando cumple los 16 años. Si no se inmuta, es que Ceres no está en su interior, pero si la diosa celestial reacciona en ella, es su fin. Asi, durante generaciones van matando a las Mikage que presenten esa cualidad, pero no para siempre...
Aya y Aki Mikage son dos hermanos mellizos que cuando cumplen los 16 años les hacen esa misma prueba. En Aya se manifiesta Ceres, pero en Aki resulta manifestarse el hombre que la obligó a permanecer en la Tierra, desmayándose é
ste debido a unas heridas que le salen de golpe por todo el cuerpo al ver la mano. Antes de que Aya consiga entender algo, su familia la separa de Aki y trata de matarla; sin saber ella cómo, logra escapar, por el momento... y esto es sólo la introducción a la historia.

Ayashi no Ceres fue el segundo manga que me leí, cuando por entonces sólo conocía las cosas de Glenat, y con el que descubrí a esta autora con la que dicha editorial nos está rayando a más no poder (me gusta mucho ella, pero lo de Glenat es obsesión directamente). Lo mejor de Yuu Watase con diferencia, es una historia plagada de misterios, acción, un poco de sangre, y como no, amor dramático. A medida que pasan los tomos se va volviendo todo cada vez más enrevesado y se puede observar la evolución gráfica de la autora, siendo 14 tomos un buen número para explicar toda la historia aunque deja un final que no sabes decir si es bueno o malo y quiza se pueda hacer algo lenta.
Si hay que decir algo malo de este manga, llega un momento en la relación de Aya&Toya que se te hace demasiado pastelosa. También está la manía que tiene Watase con matar a los portagonistas en sus mangas, en éste caso 3 personajes, siendo una de las muertes emotivas, otra que ni fu ni fa y la que queda ni venia a cuento. Y por favor no os veais el anime porque es malísimo.

Algo que me llama la atención es que desde Ayashi no Ceres, Watase no ha vuelto a tocar el tema del sexo (Lo de Zettai Kareshi fue mucho ruido y pocas nueces).